Skip to content

45 aniversario del primer procedimiento de alimentación parenteral total en Guatemala

El 5 de febrero celebramos el 45 aniversario del primer procedimiento de nutrición parenteral total en Guatemala, el cual no sólo salvó la vida de un niño llamado Rigoberto, sino también abrió las puertas para el tratamiento nutricional adecuado de cientos de miles de pacientes que han beneficiado del procedimiento desde entonces en el país.

La Alimentación Parenteral Total (APT, o Total Parenteral Nutrition en inglés), es un método de nutrición que provee los nutrientes necesarios a una persona sin necesidad de que pasen por el tracto intestinal. Es una técnica avanzada dentro del campo de nutrición que permite que el paciente alcance un estado nutricional adecuado cuando tiene una enfermedad debilitante que inhibe la absorción de nutrientes por el tracto gastrointestinal.

Antes del 5 de febrero de 1976, no se había realizado procedimientos de APT en Guatemala. El 3 de febrero, un niño de 5 años de edad llamado Rigoberto, ingresó al Hospital General San Juan de Dios con tuberculosis pulmonar, una obstrucción intestinal por un vólvulus, y, por ende, una desnutrición tipo marasmo. Los cirujanos aseguraban que era necesario que Rigoberto mejorara su condición nutricional para mejorar sus posibilidades de recuperación tras una cirugía para liberar la obstrucción intestinal.  

El 4 de febrero fue el terremoto devastador que sacudió a toda Guatemala.  El Hospital General San Juan de Dios sufrió graves daños por el terremoto que obligaron a cancelar sus funciones en el viejo edificio que lo albergaba y todos los pacientes, incluyendo al pequeño Rigoberto, fueron trasladados a los salones del Parque de la Industria.

Dr. Jorge Tulio Rodríguez, el actual Director de la Escuela de Nutrición de la Universidad Francisco Marroquín

Recuenta el Dr. Jorge Tulio Rodríguez, el actual Director de la Escuela de Nutrición de la Universidad Francisco Marroquín:

“En esa fecha estábamos en los albores de iniciar una alimentación por vía venosa en Guatemala. Se carecía aún de bombas de infusión, campanas de flujo laminar, filtros, etc., para iniciar un proceso seguro de lo que hoy llamamos Alimentación Parenteral Total (APT).”

El Dr. Jorge Tulio Rodríguez y su equipo, ante la situación tan especial y de emergencia, decidieron iniciar el tratamiento con mucha dedicación y entrega. Rigoberto, a quien llamaban “Rigo” por cariño,  toleró bien el tratamiento y dos semanas después, fue llevado a sala de operaciones encontrándose un vólvulus del yeyuno, sin necrosis intestinal, y que solo necesitó de ser reposicionado y fijado.

Un mes después de la cirugía, experimentó mejoras considerables, y seis meses después se había recuperado completamente y con un estado nutricional adecuado.

Y así, se abrió la puerta para la APT para ayudar recuperar el estado nutricional de cientos de miles de personas en Guatemala.