Un puré de papas, simple y  perfecto

Papas para puré http://goo.gl/Ef9eAg

Papas para puré
http://goo.gl/Ef9eAg

El puré de papas se puede disfrutar en cualquier momento, gusta a chicos y grandes  y será un acompañante ideal para infinidad de platillos. Por tanto, se considera una comida sencilla; pero  deberá estar perfectamente preparada, lo que resulta fácil de lograr con estos sencillos pasos:

Seleccione las papas con un tamaño uniforme, estarán firmes,  sin manchas verdes o decoloraciones y con  la piel intacta. Busque la calidad de   papas que posean un contenido suficiente de almidón para que se unifiquen al hacer el puré.

Coloque las papas en una olla con agua a que las cubra. Adicione la cantidad necesaria de sal para lograr un sabor salado y agradable al agua. Deje hervir, baje el fuego a medio  y mezcle  con una paleta ocasionalmente.

Compruebe que están cocinadas, por medio de un tenedor o cuchillo que se deberá introducir en el centro. Perciba su textura,  que será suave,  fácil de presionar y  tendrá un ligero sabor.

Escurra y seque las papas inmediatamente. En este momento y aún calientes,  deberá retirar la piel. De esta manera se logra que las mismas adquieran menos humedad durante su cocción. Aunque,  cabe mencionar que en las recetas modernas se indica pelar las papas y cortarlas de tamaño uniforme para que se cocinen en menos tiempo y de forma pareja.

Haga el puré con con  un pasapurés o presionando con un tenedor, pero evite  batir excesivamente la papa, ya que el almidón podría espesarse con el calor o el  movimiento repetido y dar un resultado chicloso.

Agregue la mantequilla  a temperatura ambiente y mezcle perfectamente. Vierta la leche caliente, la que podrá sustituir por crema o leche agria y condimente con sal, pimienta  o nuez moscada, hasta que quede suave. Decore con perejil finamente picado o queso parmesano rallado.

Sirva de inmediato o reserve manteniendo la temperatura para que no pierda su consistencia y se disfrute de la mejor manera.

Por: Euda Morales