Hongo portobello, una opción culinaria

portobelloLos hongos por su naturaleza contienen sustancias aromáticas que les otorgan un grato sabor  y que para algunos recuerda al de la carne. El portobello ofrece un sabor delicado y neutro con un aroma a nogado en los hongos más maduros.

El portobello es un hongo muy grande de sombrero plano en la parte superior. Durante su crecimiento se encuentra unido al pie y al fin de su desarrollo se abre para mostrar sus laminillas, que cambian gradualmente de un color rosado al pardo oscuro.

Al comprarlos, elija los frescos y firmes con un olor agradable. Tome en cuenta que las láminas de color claro indican que están frescos. Sí necesita refrigerarlos, guárdelos en una bolsa de papel, porque en una bolsa de plástico sudan y se dañan en breve.

Para su limpieza límpielos con un paño o cepillo para eliminar la tierra y evite lavarlos aunque parezcan sucios, porque absorben el agua fácilmente.

En la gastronomía, resultan deliciosos por sí mismos, son versátiles y son ideales en un guiso, salteados o una o en una ensalada. Se preparan muy bien a la plancha o al horno o podría pintarlos en aceite y envolverlos en papel de aluminio como guarnición. Además se pueden servir rellenos, como en la siguiente receta de hongos portobello con tomate y aceitunas.

Al condimentarlos, combinan bien con el perejil, albahaca, pimentón, ajo, tomillo o romero.

Los hongos portobello son versátiles en la cocina y aportan una riqueza en sabores y textura a las comidas.

Por: Euda Morales