Más hierbas, menos sal

Las hierbas aportan sabor a los alimentos y son excelentes aliados para evitar la ingesta de sal.

Aunque sea increíble, es innecesario agregar tanta sal a la comida. Parece complicado eliminarla de las preparaciones culinarias, pero sin duda alguna la mejor manera para reducir la sal en las comidas es dejar de agregarla a la misma. Sorprendentemente, logrará acostumbrar al paladar. Por cierto, no se nace con el gusto por la sal, ya que se adquiere de niños, pero sí la evita gradualmente podrá lograr su cometido y agregará bienestar a su vida.

Jamás agregue sal a la comida en el plato servido, está de más y únicamente subirá su ingesta diaria. Pero la pregunta, es ¿cómo lograr darle sabor a la comida? y esto es posible con hierbas aromáticas, limón, ajo, especias o simplemente con pimienta.

Habrá escuchado el término de bouquet garni en las preparaciones culinarias, lo que significa ramillete guarnecido y refiere a la unión de diversas hierbas como perejil, laurel o tomillo, que se amarran y sirven para agregar a las cocciones con el propósito de aportar sabor a las comidas.   Ante la pregunta si agregar las especias al principio o al final de la cocción, se recomienda agregarlas al principio sí están secas o en la última etapa de la cocción sí son frescas. Recuerde que las hierbas secas son más fuertes que las frescas.

El secreto será dar sabor, pero tampoco en exceso que en esconda el sabor de la comida. Si es pollo debe saber a pollo finalmente. Es decir menos es más con unas pocas especias.

Por ejemplo el pollo combina de maravilla con el orégano, romero, jengibre o el tomillo. El pescado con el eneldo, la mostaza, el pimentón, el limón o el curry. La carne vacuna con la cebolla, tomillo, laurel o la nuez moscada y el cerdo con la pimienta, ajo, cebolla u orégano.

A los vegetales se les puede dar sabor con canela, clavo, romero. Las zanahorias combinan bien con eneldo, ajo, cebolla, pimentón y las papas con perejil; pero en general combinan bien todos los vegetales con cebolla, ajo, pimienta.

De manera, que existen infinidad de posibilidades para darle sabor a las comidas.

Por: Euda Morales