Una salida en familia ¿y la dieta?

Ensalada de frijoles http://goo.gl/jUwBSL

Ensalada de frijoles
http://goo.gl/jUwBSL

Salir a comer, puede ser toda una experiencia que bien vale la pena compartirla en familia. Sin embargo, hoy día se cuida también la salud o incluso se está a dieta; aunque no debería presentar ningún inconveniente para disfrutar de una agradable comida fuera de casa.

Asimismo, la rutina o el trabajo hace que se coma en restaurantes, lo que conlleva a seleccionar de la mejor manera posible los platillos para balancear la propuesta alimenticia.

Constantemente habrá que estar atento, preferir los vegetales, pescado o aves como pollo o pavo pero sin piel. Sí consume carne, prefiera las opciones magras o con menos grasa. Otro cuidado será elegir bien  los métodos de cocción, como por ejemplo: a la plancha, al vapor u horneado,  ligeramente salteados y evitar las frituras.

Además, existen platos únicos, con una composición equilibrada que logran saciar perfectamente el apetito; entre los que se encuentran las legumbres,  como frijoles o lentejas combinados con vegetales y salsa de tomate.

Referente a las guarniciones, prefiera los vegetales a la parrilla o al vapor y las que están elaborados sin salsa. Evite las mayonesas o salsas cremosas de cualquier tipo. Si disfruta de un menú italiano elija las salsas sin crema y en su lugar aprecie las salsas de tomate o de cítricos como naranja o limón.

Las ensaladas son excelentes elecciones, siempre y cuando no contengan tocino o embutidos, aderezos cremosos a base de crema o mayonesa. Serán más convenientes las vinagretas o aderezos con base a yogur. Recuerde que las hierbas aportan sabor a los alimentos y son excelentes aliados para evitar la ingesta de sal.

Sí le agrada comer pan, prefiera el pan  integral.  Además, si lo disfruta con mantequilla, podrá sustituirla por aceite de oliva y será más conveniente acompañar la comida con el pan, en lugar de comerlo previo a degustar los alimentos. Lo que se busca es consumirlo con moderación.

¿Y los postres? Un pequeño gusto, permitirá un platillo dulce de vez en cuando. Sin embargo, están indicados los helados sin grasa o nieves con base a frutas, gelatinas, frutas frescas o secas, yogures o pasteles elaborados con grasas insaturadas, clara de huevo y leche descremada.

En un buffet, cuide de elegir muy bien lo que comerá antes de empezar a sumar alimentos en el plato. Es por tanto, muy oportuno sentarse lejos de la comida para no caer en la tentación de servirse más y más.

Sin más, el secreto está en seleccionar muy bien lo que se come, porque siempre existirá una mejor opción para comer sabroso pero cuidando la salud.

Por: Euda Morales

 

Disfruta del nabo, un vegetal olvidado

Sopa de nabo http://goo.gl/XyvZWs

Sopa de nabo
http://goo.gl/XyvZWs

Todos los días son motivo para cuidar la salud, pero en este mes dedicado a la mujer, que mejor que prestar atención a nuestra dieta y hacer mención a un vegetal como lo es el nabo, un poco olvidado o no incluido en las comidas familiares.

El nabo ofrece un color blanco o amarillo, está cubierto por una piel fina que a veces tiene coloraciones lilas y un sabor similar al repollo, pero más dulzón. Aporta una cantidad apreciable de folatos y de vitamina C, beneficiosa por su acción antioxidante y favorece a la absorción del hierro de los alimentos. Las raíces y las hojas de la planta del nabo, pertenecen a la familia de las crucíferas y cabe mencionar que las hojas del nabo son una excelente fuente vegetal rica en calcio.

Otra de sus ventajas es que debido a su bajo valor calórico y presencia de fibra, da la sensación de saciedad y mejora el tránsito intestinal. Siempre, deberá cuidar el método de preparación para evitar por ejemplo las frituras que contribuirá a aumentar su contenido calórico. Mientras que una de sus desventajas es que puede producir flatulencias que dificultan la digestión debido a sus compuestos de azufre.

Elija los nabos pequeños o medianos firmes y de color blanco a lila. Separe las hojas y prepare en breve, mientras las raíces se conservan bien dentro de una bolsa plástica perforada en refrigeración y lávelos justo antes de preparar, para conservar de mejor manera sus vitaminas y minerales.

Las formas de preparar son diversas: la raíz se emplea cocinada en comidas con base a arroz y legumbres. Entre ellos, está el tradicional platillo mediterráneo con base a arroz con alubias y nabos. Se puede incluir en las sopas o purés o guisos, combinados con otros vegetales. Mientras que las hojas, sí están tiernas se consumen crudas en ensaladas o cocinadas de la misma forma que las espinacas. De manera que con un poco de creatividad,  podrá incluir el nabo en las comidas.

Por: Euda Morales