¿Cómo congelar las comidas preparadas?

Frutas congeladas http://goo.gl/dhsPJL

Frutas congeladas
http://goo.gl/dhsPJL

La congelación, permite preparar comidas con antelación, lo que le ahorrará tiempo y así poder disponer de productos y comidas en casa. Al mantener los alimentos a -18°C o más bajo, se disminuye de manera significativa su descomposición.

Algunos aspectos a tomar en consideración:

La calidad del producto debe ser alta, ya que la congelación no mejorará el mismo. Por tanto congele los vegetales en su punto óptimo de maduración, cuando ofrecen su mayor número de nutrientes y mantenga la piel de las mismas.

Envuelva completamente los productos, ya que la exposición al aire los podrá deteriorar o quemarse por el contacto directo con el frío.

Etiquete cada producto, indicando el nombre y fecha de elaboración.

Las comidas grasas o con alto contenido de grasa, deberán mantener en congelación por períodos cortos, para evitar que se pongan rancios.

El sabor de la sal se refuerza con la congelación, entonces, utilícela con moderación en los productos a ser congelados. Asimismo, las comidas muy especiadas, podrán modificar sus sabores sí pertenecen mucho tiempo en congelación.

Los alimentos como crema, mayonesa, queso cottage, leche, pepino o huevos duros, entre otros, no deberá congelarlos.

Algunas frutas cambian su estructura y pierden su firmeza cuando se descongelan.

Ciertos vegetales y frutas deben ser blanqueados antes de congelarse.

Corte las carnes o aves en piezas o filetes del tamaño requerido y en porciones, para optimizar el espacio.

Para descongelar las comidas, baje a la refrigeradora y permita que se descongelen. Nunca descongele a temperatura ambiente.

Los productos, aunque estén congelados, según el grupo de alimentos, tienen un tiempo máximo de almacenamiento, porque después empiezan a descomponerse lentamente, como los siguientes ejemplos:

  • Legumbres cocinadas, hasta 6 meses
  • Nueces, hasta 1 año
  • Hierbas frescas, hasta 6 meses
  • Frutas como manzanas, hasta 6 meses.

Por: Euda Morales