Papá también disfruta cocinar

Es una realidad que cada día los hombres cocinan más, por lo que considerar que la preparación de los alimentos en casa, es tarea exclusiva de la mujer, ya no es relevante. El hombre está más inmerso en la compra de los alimentos, también los prepara y lo más importante de todo es que estas tareas son realizadas con placer.

Por tanto, el trabajo de la casa se comparte y es así como se convierte en una  responsabilidad de los miembros de la familia. De manera, que hoy por hoy,  es posible verlos como amos de sus cocinas, aun poniendo a prueba sus gustos culinarios o la  pasión por crear y degustar platillos especiales, con el afán de  agradar  a  los seres queridos.

Detrás de un platillo, hay mucho más que la simple comida, porque existen diversos  detalles a considerar, como la elección de los ingredientes, los métodos de preparación y la presentación, entre otros. Lo más importante a considerar es que al cocinar, se da rienda suelta a la imaginación y la creatividad, pero por sobre todo permite unir a los miembros de toda la familia. Ahora bien, esta tarea, puede incluir hacer las preparaciones previas, como el picado de los ingredientes o lavar platos u ollas, oficios por sobre todo menos atrayentes, pero que también se comparten y podrán realizarse con gusto.

imagerymajestic

Imagen tomada de freedigitalimages.net

El talento reluce con  la precisión de ir más lejos, al  seguir al pie de la letra una receta e incorporar ese toque único y personal que marque la diferencia. Quizás, se busca, ante todo, lograr un buen sabor y colorido  para que el platillo resulte apetecible, se quiera  saborear para disfrutar y aún querer degustar más.

La tradición, unida a la modernidad, podrá ser el resultado de esas creaciones culinarias para llevar a la mesa manjares que conforman la herencia familiar. De allí, lo importante en lograr que las recetas familiares se mantengan y  que sigan presentes al prepararse estas recetas y que las mismas sean transmitidas de generación en generación.

Sin duda alguna, comer  es uno de los grandes placeres de la vida, que bien vale la pena que los papás compartan este gusto y puedan preparar un platillo para celebrar a través de una comida especial. Al pensar en consentir el gusto  masculino se servirá inicialmente en una carne, pocas verduras. Asimismo, obviar terminar la comida con el tradicional postre, pero hoy, podrá marcarse la diferencia, al elegir entre tantas posibilidades para que el menú, además de  sorprender con un delicioso manjar tenga ese sello personal.

Por Euda Morales.