Los duraznos, melocotones y nectarinas: similitudes y diferencias

pollo con duraznoLos duraznos, los melocotones y las nectarinas son similares, pero guardan algunas variantes y al igual que otras frutas pueden consumirse t como fruta de forma sola o en preparaciones tanto saladas como dulces.

El durazno tiene piel entre roja o amarilla,  está cubierta con pelusa y su pulpa es blanca, amarilla o roja según la variedad. Es recomendable comprarlo maduro para consumirlo pronto, ya que se pasa fácilmente.

Permite servirse solo o con otras frutas. Además combina bien en ensaladas, con los cereales, con el queso, en postres y en comidas saladas, como por ejemplo un pollo al durazno.

Los melocotones tienen la forma redonda, su piel es aterciopelada de color amarillo a anaranjado. Su pulpa es anaranjada y con un sabor ligeramente ácido.

Los frutos deberán estar maduros y firmes. Los muy maduros resultan insípidos y harinosos.

Existen postres famosos como el Melocotón Melba, que es un melocotón, helado de vainilla, puré de frambuesas y barquillos y fue creado por August Escoffier en honor a la cantante de ópera Nelli Melba.

Las nectarinas, son una mutación del melocotón y el durazno. Su diferencia está en que la piel de las mismas es lisa, sin pelusa y de color más intenso. Su pulpa es amarilla, rojiza o blanca y es algo ácida.

Al comprarlas, deberá presentar un aroma agradable, estar firmes y no presentar manchas en su piel.

Se comen solas o en purés o preparadas a la parrilla como acompañantes de comidas saladas.

De manera que estas frutas son versátiles y pueden hacer la diferencia  en infinidad de platillos.

3 pensamientos en “Los duraznos, melocotones y nectarinas: similitudes y diferencias

Responder a Tina Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *