La cocina guatemalteca y su riqueza: conversando con la Chef Iracema Ezeta

Hace unos días, tuvimos la oportunidad de conversar con la Chef Iracema Ezeta, catedrática de la carrera de Gastronomía Nutricional y Empresarialidad, con motivo de la próxima celebración del 15 de septiembre, Día de la Independencia en Guatemala.

Escuela de Nutrición (EN): Chef Iracema, ¿Puede describir su experiencia con la Gastronomía Guatemalteca? ¿Qué la hace especial a diferencia de otras cocinas del mundo?

Chef Iracema Ezeta (IE): La gastronomía de Guatemala está cargada de herencias antiguas. Es una mezcla de la cultura de nuestros pueblos indígenas con la gran cantidad de técnicas e ingredientes que nos trajo la conquista. Aunque toda Mesoamérica comparte una fusión cultural bastante similar, Guatemala es muy rica  en tradiciones ligadas a la comida como el fiambre o regiones marcadas por sus productos como el tapado garífuna. Cocino desde siempre y lo he hecho de manera tradicional en muchas partes de Guatemala, aún así siento que tengo mucho que aprender de esta tierra, aún tantos ingredientes que quiero cocinar…

EN: ¿Cuál es el platillo chapín que usted cocinó por primera vez? ¿Qué hizo especial ese momento?

IE: Me tocó cocinar desde muy chica, sobre todo porque me gustaba y en casa había siempre que “echar una mano”. Hice un pepián que era mi favorito, el cual había visto a mi mamá hacer todo el tiempo. Aparte de ayudar siempre con las tortillas o  a hacer canillitas de leche, para mi, cocinar era la manera de decirle a mi familia lo mucho que los quería, y aún significa siempre eso.

EN: ¿Qué ingredientes tradicionales de nuestra cocina sugiere usted siempre tener en casa?

IE: Guatemala es un jardín vivo que cambia con las temporadas, deberíamos tener siempre las frutas y verduras de temporada y hacer cuanto podamos con ellas sin que sea algo forzosamente tradicional. Lo que debemos hacer es cocinar más en casa.

EN: ¿Algún consejo para alguien que desee iniciarse en la cocina guatemalteca?

IE: Es sencillo: empezar a cocinar platos festivos en días cotidianos. Esto nos va a hacer más críticos y amantes de lo nuestro.