Kiwi, una fruta exótica

salmón con kiwi http://goo.gl/nf1uAJ

salmón con kiwi
http://goo.gl/nf1uAJ

El kiwi es una fruta de piel delgada y vellosa con una forma de huevo.  Su piel encierra una pulpa verde brillante, bastante jugosa, con abundantes semillas negras formando una aureola o anillo en el centro y muy rica en vitamina C.  

De acuerdo a su grado de madurez ofrecerá diversos sabores dulces con marcada acidez, resultando refrescante al paladar.

Por tanto, es sumamente apreciado por su alto nivel de vitamina C, aún más que los cítricos como la  naranja y el limón

Selección y conservación

Prefiera los kiwis que estén maduros, éstos se reconocen porque ceden a la presión,  aunque los puede adquirir cuando aún se presentan menos maduros, porque terminarán de madurar a temperatura ambiente.

Las frutas podrán madurar más fácilmente junto a bananos o manzanas. Podrá almacenarlos bien durante una semana.

Preparación

Disfrute de forma cruda como cualquier fruta, sin su cáscara, partido por la mitad para comer con una cucharita o en forma más bien artística para mostrar sus semillas.  Si se le dificulta retirar la piel, sumérjalo por unos minutos en agua hirviendo.

De igual manera, se incluye algunas preparaciones como ensaladas de frutas, en helados, en pasteles o galletas o simplemente como una decoración de batidos o postres. Se podría decir que aportará un toque exótico a las comidas. Una recomendación a seguir, será evitar mezclar con leche o productos lácteos porque amargará.

Una salsa de kiwi podrá resultar refrescante y agradable para un pescado o una suprema de pollo, como opciones de incluir frutas en las comidas saladas.

Para su preparación, inicie rociando un filete de pescado con jugo de limón y lleve a la plancha. Condimente con sal y pimentón.  Para la salsa licue la pulpa de dos kiwis y cuele. Cocine junto a media taza de caldo y una cucharadita de azúcar morena.

Otra opción interesante, podría ser mezclar rodajas de kiwi a una ensalada de hojas de remolacha tierna, zanahoria rallada, trozos de aguacate y una vinagreta de mostaza y miel.

De manera, que de rienda suelta a su creatividad e incluya está fruta tan nutritiva en la dieta.

Por: Euda Morales