Dieta mediterránea, beneficiosa para la salud

La dieta mediterránea ha ganado popularidad en las últimas décadas, siendo recomendada por profesionales de la salud por su bajo contenido en grasas saturadas (carnes rojas), alto contenido en grasas monoinsaturadas (aceite de oliva) y poliinsaturadas (omega -6 y -3), y ser rica en antioxidantes (frutos secos, verduras y legumbres). También se menciona el consumo de una copa de vino tinto al día como parte importante de esta dieta. [1]

Para T. Durá y A. Castroviejo,  “la dieta mediterránea no solo garantiza un aporte calórico y de nutrientes en cantidades suficientes y proporciones adecuadas sino que, además, contribuye a la prevención de enfermedades cardiovasculares, diabetes, cáncer, enfermedades degenerativas, etc., y, en general, a una mayor esperanza de vida”. [2]

Imagen vía Freepik

Existen muchísimos platillos fáciles de preparar que siguen los parámetros de la dieta mediterránea: fuerte presencia de hortalizas, frutas, legumbres y granos, uso de aceite de oliva y cantidades moderadas de pescado, productos lácteos y huevos. [2]

A continuación, presentamos una entrada a base de pimiento dulce.

Pimientos marinados [3]

Ingredientes

300 g de chile pimiento rojo, verde y amarillo, previamente asados y pelados

1 – 2 dientes de ajo

1 ramita de tomillo

20 ml de vinagre balsámico al gusto

80 ml de aceite de oliva extra virgen

sal, pimienta recién molida

Preparación

Cortar los pimientos en cuartos y colocarlos en una fuente llana. Pelar los ajos, cortarlos en rodajas y mezclarlos con las hojas de tomillo, vinagre a discreción, aceite, sal y pimienta. Verter la mezcla sobre los pimientos y dejar todo en reposo 30 minutos como mínimo.

Se pueden servir combinándolos con rodajas finas de jamón, queso parmesano y aceitunas negras.

Imagen de libro “El gran libro de la cocina italiana”, p. 47

 

Referencias:

[1] Delgado, F. (2011) Cocina española e internacional. Málaga: IC Editorial.

[2] Durá Traví, T., & Castroviejo Gandarias, A. (2011). Adherencia a la dieta mediterránea en la población universitaria. Nutricion Hospitalaria26(3), 602-608. doi:10.3305/nh.2011.26.3.4891

[3] Bernasconi, C. y Teubner, C. (2004). El gran libro de la cocina italiana. México: Editorial Everest.

Para las reuniones de fin de año: bruschettas y crostinis

Se acercan las celebraciones de fin de año y con éstas las reuniones familiares y de amigos, en donde uno de los elementos más importantes es la comida que se ofrecerá para su degustación.

Aunque hay diversidad de platillos que se pueden preparar para agasajar a los invitados, nos centraremos en esta ocasión en una solución más rápida y sencilla pero no por ello menos apetecible que un platillo formal: las bruschettas y los crostinis.

Según Teubner y Barnasconi, de “El gran libro de la cocina italiana” (2003), en su versión más sencilla se trata simplemente de “pan con aceite”. Sin embargo, advierte que esta supuesta sencillez  no debe engañarnos: la autenticidad  del sabor aportará mayor calidad al plato.

La bruschetta casera, típicamente italiana, lleva además de aceite otros productos como queso ricotta, hierbas y vegetales como el tomate. Entre los secretos del sabor de una buena bruschetta es que antes de colocar el tomate, se frote la mitad de un ajo en el pan, en vez de colocarlo picado junto con el tomate.

El crostini se diferencia de la bruschetta por ser más pequeños, del tamaño de un bocado, por lo que se pueden llevar a la boca de una forma más fácil.

Bruschetta con tomate

Ingredientes

400 g de tomate

2 dientes de ajo pelados

1 ramito de albahaca

sal, pimienta negra recién molida

2 – 3 cucharadas de aceite de oliva extra virgen

12 rebanadas de pan blanco italiano

Preparación

Cortar el tomate en daditos. Picar finamente el ajo y hacer la albahaca en tiras, excepto algunas hojas.

Mezclar todo con sal, pimienta y aceite. En el horno precalentado a 250°C. tostar las rebanadas de pan durante 4 minutos. Retirarlas luego del horno, extender la mezcla del tomate y servir con albahaca.

** También se puede agregar queso ya sea ricotta o mozzarella **

* Receta e información extraída de “El gran libro de la cocina italiana” de Cristian Teubner y Carlo Bernasconi, Editorial Everest, 2003.

Dashu83 vía Freepik