Trastornos de la conducta alimentaria: Mitos y verdades

Los trastornos de la conducta alimentaria (TCA) han sido asociados a múltiples mitos y estereotipos que  estigmatizan a personas que padecen de este grupo de  enfermedades. Algunos de los mitos más comunes son:

 

Mito #1: Los TCA ocurren por vanidad o por elección.

Las personas no eligen padecer de estos trastornos. Los mismos son un grupo de enfermedades que  se desarrollan por diversos factores (biológicos, sociales, psicológicos e interpersonales) y requieren de tratamiento complejo.

 Mito #2: Solamente las mujeres adolescentes padecen de TCA.

Verdad: durante muchos años se pensó esto. Sin embargo, estudios científicos comprueban que aunque  el problema puede iniciar en la adolescencia, también padecen de este grupo de trastornos niños, así como hombres y mujeres de mayor edad.  

Mito #3: Si tiene un TCA, es por llamar la atención.

No es así. De hecho, debido a la naturaleza de los TCA, la persona puede hacer un gran esfuerzo para esconder o negar su comportamiento o puede no reconocer que hay algo malo.

Mito #4: Los TCA son solamente un problema de alimentación. Si la persona inicia a alimentarse, el trastorno desaparecerá.

Verdad:  los problemas de alimentación son un síntoma de un problema subyacente. Las personas con un TCA pueden utilizar los alimentos como maneras de obtener cierto confort o control, así como también para adormecer sentimientos o emociones. 

Mito #5: Las personas con peso normal o con sobrepeso no tienen TCA.

Es muy difícil determinar si alguien tiene TCA solamente por el peso. Una persona con anorexia puede haber disminuido solamente 5 libras, una persona que padece bulimia normalmente tiene peso normal o hasta sobrepeso, una persona con trastorno por atracón tiene típicamente sobrepeso. Sin embargo no se debe generalizar ya que no siempre es así.

Mito #6: Siempre existe algo “malo” en la persona o en la familia de la persona que padece TCA, todo se debe a una familia disfuncional.

Este mito ha afectado a los padres, especialmente a las madres que son culpadas por los problemas de la experiencia de su hijo/a. La influencia de los padres puede afectar en el desencadenamiento de un desorden alimenticio, pero no existen pruebas que ellos sean los causantes totales del problema en sus hijos. Se necesita un papel activo de los padres para la recuperación del paciente.

Mito #7: Hacer dieta es parte de una vida normal.

Los cambios en el estilo de vida son necesarios para un estilo de vida saludable. Sin embargo, los TCA ocurren casi invariablemente en personas que han realizado una dieta anteriormente, o con alimentación desordenada. Las dietas llevadas irresponsablemente  sin control profesional también se asocian a depresión, ansiedad, problemas nutricionales y metabólicos e incluso un aumento de peso.

 Mito #8: Una persona que sufre de TCA debe de ir solamente con un psicólogo/a para su tratamiento de recuperación.

La enfermedad tiene varias causas y sintomatología diversa, por lo que es de suma importancia para una recuperación efectiva recibir tratamiento complejo con  un equipo de profesionales de la salud con conocimientos en el tema.

Mito #9: : Recuperarse de un desorden de alimentación es como recuperarse de alcoholismo, o de adicción a drogas.

No hay que confundir los dos tipos de rehabilitación. Las  personas que estén en recuperación de alcoholismo tienen un  enfoque en dejar de beber, por lo contrario, una persona con un desorden de alimentación no puede dejar de comer, entonces una de los retos mas grandes en el proceso terapéutico es un re aprendizaje sobre comer nutritivamente

Mito #10:  La recuperación de peso indica que la persona está curada.
La recuperación del peso es esencial para que las personas puedan recibir y participar en sus terapias psicológicas. La recuperación del peso como tal no significa que la persona está curada o fuera de peligro, es un gran paso pero es cuando se debe de hacer mayor énfasis en la recuperación y prevención de recaídas.

 

— Licda. Cecilia Quesada, egresada de la Escuela de Nutrición y especialista en temas de TCA