Skip to content

Restaurante Flor De Lis: Una experiencia inolvidable

Por Ximena Galvez, alumna de primer año de Historia Gastronómica.

¡Sigo sin palabras! Les contaré un poco sobre mi experiencia en un gran restaurante ubicado en la zona 4 de la Cuidad de Guatemala. Este restaurante está inspirado en el libro Popol Vuh y en la historia detrás de las tradiciones guatemaltecas. Desde el momento en que llegamos nos recibieron en un ambiente que parecía que estuviéramos dentro de una ruina. Con música que nos hacía viajar a otro mundo. La decoración era sencilla pero con muchos detalles.

La comida en Flor De Lis, en su mayoría, se come con las manos; por lo que al llegar, nos pasaron unas toallitas dobladas en forma de cilindros y dispuestas en un plato de barro para desinfectarnos. ¡Hasta las toallas iban con el tema del restaurante! Teníamos la cocina enfrente y podíamos ver cómo los cinco chefs estaban trabajando en los platillos.

Al iniciar por este recorrido de comidas increíbles, empezamos con unas croquetas de maíz con quesillo dentro.

Estas representaban la luna y el sol, que para los mayas significan los gemelos al ganar la batalla contra los hombres de Xibalbá. Las mismas fueron servidas dentro de una cacerola con incienso para representar cuando la abuela quemó la milpa en celebración y el humo subió hasta el cielo.

Las croquetas se veían crujientes y a la hora que la chef comentó que tenían quesillo pensé que iban a ser cremosas. Al darle el bocado pude sentir cómo se derretía en mi boca el queso. Las croquetas tenían una textura líquida y crujiente por el maíz. Percibí el sabor del maíz salado con lo caliente y toque dulce del quesillo derretido. Este platillo, sin lugar a dudas, está dentro mis favoritos. Recomiendo mucho este restaurante por el placer que me transmitió la experiencia de vivir su propuesta gastronómica.