TCA: trastornos que no se elige padecer

“No soy lo suficientemente delgada”, “No tengo thigh-gap”, “Nadie piensa que soy atractiva” “Que gorda soy”… Estos son solamente algunos de los pensamientos provocados por el sencillo hecho de ver ciertos alimentos. La “calculadora interna” se dispara para determinar cuánto tiempo de elíptica o de crossfit sería necesario para quemar estas calorías que contiene ese determinado alimento.

Entendiendo los TCA

Imagina tener presente esta voz todo el día, todos los días de la semana,  indicándote qué debes comer, y cómo debes hacer para liberarte de estas calorías. Esta es la poderosa e inconfundible voz de un TCA (Trastorno de la Conducta Alimentaria).

Expertos estiman que en los Estados Unidos alrededor de 10 millones de mujeres y 1 millón de hombres sufren de un TCA. Los TCA afectan salud mental y física Los TCA representan la enfermedad con mortalidad más alta de las enfermedades psiquiátricas. Es decir,  no son un juego.

No existe solamente una causa para que se desarrolle un TCA, es necesario que interactúen varios factores siendo los principales los factores psicológicos, biológicos y sociales. Estos factores son únicos para cada individuo, por ejemplo todos estamos sujetos a los distintos anuncios (en los que salen modelos caracterizadas por la forma de cuerpo imposible de obtener, imágenes posiblemente alteradas) en los distintos medios de comunicación, pero no a todos se nos desarrolla un TCA, o bien podemos haber realizado alguna dieta para disminuir de peso pero no se desarrolla el TCA. Es importante saber que NO SE ELIJE tener un TCA y que todos podemos estar en riesgo. Se es más vulnerable a que estos factores interactúen en épocas de transición o cambios en la vida.

Hay demasiados estereotipos que tenemos en mente al pensar en los TCA, sin embargo cuando una persona esta sufriendo de un TCA no necesariamente está delgada. Hay personas que incluso pueden tener sobrepeso u obesidad. Es importante saber que en la mayoría de casos, el tener un TCA representa un gran sufrimiento, tristeza, frustración, enojo, etc., que no siempre podemos ver al simplemente observar a una persona. La forma del cuerpo no tiene mayor relevancia al estar hablando de un TCA.

Evitar los prejuicios

El 30 de noviembre de cada año se celebra el “Día internacional de lucha contra los trastornos alimenticios”, por lo que en este día, incluso en este mes podemos practicar el no juzgar a alguien por la forma de su cuerpo, o por lo que está comiendo. No sabemos si esta persona está sufriendo mucho emocionalmente escuchando la voz del TCA constantemente, lo cual es invisible para el resto de nosotros.

 

— Licda. Cecilia Quesada, nutricionista clínica egresada de la Escuela de Nutrición.

 

Temas relacionados:

Potomanía: ¿la padece usted?

Licenciatura en Nutrición Clínica