Fiambre, mucho más que una mezcla de sabores

Al hablar del tradicional platillo del 1 de Noviembre, entre los primeros aspectos que vienen a la mente es ese aroma tan característico que proviene de combinar ingredientes tan variados en textura y sabor como los embutidos, quesos, verduras y aderezos.

Aunque es aún incierto el origen del mismo, el fiambre aparece en el Diccionario de la Real Academia Española como “m. Guat. Plato nacional, que se toma frío, hecho con toda clase de carnes, encurtidos y conservas, y que se come tradicionalmente el día de Todos los Santos”[1].

Autores como Miguel A. Álvarez Arévalo (1995)[2] o Mario Gilberto González (2014)[3]remontan el origen de este platillo en un pasado lejano, aunque sin especificarlo el primero mientras que el segundo lo sitúa después de los terremotos de Santa Marta en 1773. El poeta José Martí lo menciona brevemente alrededor de 1876 en uno de sus artículos recopilados en el libro Crónicas Sociales (2004),  calificándolo como “ecléctico” [4].

Más allá de su origen, aún por ser investigado, el fiambre es hoy uno de los platillos más representativos de la tradición guatemalteca. 

Existen 2 tipos de fiambre: el rojo y el blanco, por la presencia o la ausencia de la remolacha. Además, aunque los ingredientes principales son las verduras (para el curtido) y los embutidos, existe una variedad de ingredientes que se incluyen a discreción de los comensales como carnes (pollo, res, etc), variedad de quesos, huevo, salsa de tomate, lechugas, maíz, etc.

Dicen por allí que lo más importante de este tipo de platillos es involucrar a todo el núcleo familiar en todo el proceso previo a la degustación, es decir, en la preparación del mismo, lo cual representa una oportunidad invaluable para compartir en familia. 

–LG.

Referencias

[1] Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, recuperado de http://dle.rae.es/?id=HpyZLnj

[2] Arévalo, M.A. Historia instantánea. Guatemala: Postdo, 1995, 77-78.

[3] Gilberto, M.G. Origen del fiambre. La hora. Guatemala, 2014. Recuperado de http://lahora.gt/el-origen-del-fiambre/

[4] Martí, J. Crónicas sociales. Barcelona: Linkgua, 2014, 95.

 

Artículos relacionados:

El fiambre

El fiambre y vino, el poder del vino