Skip to content

El contacto piel a piel en primera hora de vida del recién nacido

Lic. Paula Alonso Gálvez es nutricionista clínica y fundadora de Bellies & Babies Nutrition, un espacio para acompañar y ayudar en la alimentación de parejas planeando quedar embarazados, mujeres embarazadas y postparto, mujeres y sus bebés practicando lactancia materna y bebés y niños. Paula disfruta trabajar junto con mamás y sus hijos para establecer las bases de un estilo de vida saludable que dure para toda la vida.

El contacto piel a piel sucede cuando el bebé es colocado sobre el pecho de la madre o cuidador. Para que realmente haya contacto piel a piel entre madre y bebé, ambos deben tener su piel libre, es decir, deben estar sin ropa que los separe [1, 2]. El contacto piel a piel más mencionado es el que sucede justo después del nacimiento, conocido como contacto piel a piel inmediato. Sin embargo, el contacto piel a piel se puede hacer en cualquier momento en la vida del bebé. En este articulo, se hará un resumen sobre el contacto piel a piel inmediato, hablando sobre sus etapas, los beneficios y la forma en la que se practica. Además, se tocarán los mitos más comunes del contacto piel a piel.

Las 9 etapas del contacto piel a piel

Durante la primera hora después del nacimiento, la mamá y el bebé se encuentran en un estado único, causado por todo el estrés del nacimiento y los cambios hormonales que conlleva. Esto hace que esa primera hora sea un periodo sensible y especial para ambos, lleno de emoción y aprendizaje [3].

El proceso del contacto piel a piel se logra por la coordinación de todos los sentidos del bebé, como lo son la vista, el oído, el tacto, el gusto y el olor. Un ejemplo de ello es que el pezón y la areola de la mamá adquieren una coloración más oscura durante el embarazo y el parto que le permite al bebé visualizarlo de forma más fácil y así acercarse a ellos. También, las glándulas alrededor de la areola liberan una secreción oleosa con sabor y olor parecido al liquido amniótico, haciendo que el bebé los reconozca de manera más fácil y se acerque a ellos [3].

Cuando el bebé está en contacto piel a piel con la mamá después del nacimiento, se activan diferentes procesos internos que le permiten pasar por las 9 etapas instintivas. Estas etapas incluyen [3]:

  1. Llanto de nacimiento: bebé tiene un llanto intenso justo después del nacimiento. Este llanto fuerte le permite sacar el liquido amniótico de sus pulmones y empezar a respirar aire.
  2. Relajación: bebé descansa, sin realizar movimientos o sonidos. El silencio permite que el bebé reconozca sonidos familiares como el latido del corazón o la voz de mamá.
  3. Despertar: bebé empieza a demostrar signos de actividad como pequeños movimientos de cabeza, brazos y hombros. También empieza a abrir sus ojos y a realizar movimientos de boca.
  4. Actividad: bebé mueve la cabeza, cuerpo, brazos y piernas con movimientos más pronunciados. También puede presentar señales de hambre como el reflejo de búsqueda con la boca, llevarse las manos a la boca, movimientos de lengua y labios, entre otros.
  5. Descanso: bebé descansa con ojos cerrados o abiertos, sin realizar movimientos del cuerpo, pero puede continuar con movimientos de boca y succión de manos. Puede haber periodos de descanso entre cualquiera de las otras etapas.
  6. Arrastre: bebé empieza con movimientos de cuerpo, brazos y piernas para gatear, saltar, deslizarse, impulsarse y acercarse al pezón.
  7. Familiarización: bebé llega a areola y pezón de mamá y lo empieza a explorar con su boca y lengua al lamerlo y con sus manos al tocar y masajearlo.
  8. Succión: bebé se agarra al pezón por si mismo y comienza a succionar. No es necesario ajustar la posición del bebé o buscar un agarre “perfecto” en este momento.
  9. Sueño: bebé cierra sus ojos y se queda dormido.

Es importante dejar que el bebé experimente por su cuenta todas las etapas del contacto piel a piel, evitando quitarlo del pecho, moverlo o ajustar su posición.

¿Qué beneficios tiene practicar el contacto piel a piel?

El contacto piel a piel inmediato o temprano tiene muchas ventajas para la mamá y el bebé, entre ellas encontramos [1, 2, 3]:

Beneficios para mamá:

  • Expulsión más rápida de placenta
  • Disminución de sangrado
  • Promueve la lactancia materna, estableciendo su producción temprana
  • Menores niveles de estrés materno
  • Establecimiento de apego mamá-bebé

Beneficios para bebé:

  • Imprime el comportamiento de búsqueda y succión del pecho
  • Mejor regulación de temperatura corporal, previniendo hipotermia
  • Estabilización más rápida del bebé, regulando su latido cardiaco, patrón de respiración y niveles de glucosa
  • Menos llanto
  • Colonización con las bacterias de la piel de mamá
  • Establecimiento de apego mamá-bebé

Cuando se realiza el contacto piel a piel después de la primera hora de vida, aún se pueden seguir observando algunos de sus beneficios.

¿Cómo se practica el contacto piel a piel?

Para practicar el contacto piel a piel inmediato es importante empezar hablando con los médicos antes del parto para que sepan que es algo que se desea realizar. Ellos se deberán encargar de colocar a al bebé sobre el pecho después del nacimiento, realizando las evaluaciones médicas del bebé sobre el pecho y continuando con el proceso de parto para sacar la placenta. El contacto piel a piel se puede realizar tanto en partos vaginales como cesáreas, siempre y cuando tanto la mamá y el bebé se encuentren en buenas condiciones de salud [1, 3].

El contacto piel a piel inmediato debería iniciar justo después del nacimiento y continuar sin interrupciones hasta el final de la primera lactancia materna exitosa [1, 2]. La duración del contacto piel a piel va a depender de cada bebé y cómo progrese por todas las etapas del contacto piel a piel. La Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Fondo de las Naciones para la Infancia (UNICEF) establecieron la Iniciativa Hospital Amigo de los Niños y las Niñas donde se incluye el contacto piel a piel en los 10 pasos para una lactancia materna exitosa. En este paso se establece que por lo menos el contacto piel a piel debe mantenerse continuo y sin interrupciones por lo menos 60 minutos [1].

La posición ideal para el contacto piel a piel es con la madre acostada cómodamente una posición semi-reclinada. Esta posición le permitirá a la mamá observar y apoyar a su bebé en el pecho. Luego se coloca al bebé acostado boca abajo de manera vertical sobre el pecho de la mamá, con su cabeza justo arriba o entre lo pechos. En caso se haya realizado un parto por cesárea, se puede colocar al bebé de manera horizontal sobre el pecho de la mamá para no interrumpir con la cirugía. La cabeza del bebé debe ser colocada girada hacia un lado, permitiendo que tenga su boca y nariz estén libres y se pueda monitorear su respiración adecuadamente. No es necesario que se coloque la cabeza y boca del bebé cerca del pezón de la mamá, ya que en ese momento el bebé no ha pasado por todas las etapas y no está listo para iniciar la succión [3]. 

Para que haya contacto piel a piel verdadero, tanto la mamá como el bebé deben estar libres de interrupciones, es decir, su piel totalmente libre, sin ropa, ropa interior, sábanas, entre otros. Se puede colocar una sabana sobre ambos para ayudar a mantener calor y dar algo de privacidad. Además, se pueden utilizar sábanas y toallas para ayudar a secar al bebé. [1, 2]

Puede ser necesario que alguien más apoye a la mamá para detener al bebé en el pecho, especialmente si fue un parto por cesárea por la mamá estar bajo los efectos de la anestesia. Esto puede ser por personal de salud, doulas, amigos o miembros de la familia [1, 3].

Mitos del contacto piel a piel

  • Solo si tengo parto vaginal puedo tener contacto piel a piel. à FALSO, el contacto piel a piel se puede realizar tanto en partos vaginales como cesáreas, siempre y cuando la mamá y el bebé estén en buenas condiciones de salud.
  • El contacto piel a piel solo se puede hacer en la primera hora de vida. à FALSO, el contacto piel a piel se puede hacer en cualquier momento de la vida del bebé.
  • Si no quiero dar lactancia, mejor no hago contacto piel a piel. à FALSO, el contacto piel a piel tiene muchos otros beneficios a parte de promover la lactancia.
  • Solo las mamás pueden hacer contacto piel a piel. à FALSO, aunque lo ideal es que el contacto piel a piel sea entre mamá y bebé, esto no es siempre posible. En esos casos, la pareja puede realizar el contacto piel a piel con el bebé. 

Conclusión

El contacto piel a piel es una estrategia temprana que tiene muchos beneficios para la mamá y el bebé. Este se recomienda practicar justo después del parto y sin interrupciones por lo menos por 60 minutos. Durante el contacto piel a piel, el bebé pasa por 9 etapas instintivas que lo ayudan a familiarizarse y lograr la primera succión. El contacto piel a piel puede realizarse sin importar el tipo de parto y en cualquier momento de la vida del bebé.

Referencias:

  1. Implementation guidance: protecting, promoting and supporting breastfeeding in facilities providing maternity and newborn services – the revised Baby-friendly Hospital Initiative. Geneva: World Health Organization; 2018. Licence: CC BY-NC-SA 3.0 IGO. Disponible en: https://www.ihan.es/wp-content/uploads/bfhi-implementation-2018.pdf
  2. Moore ER, Bergman N, Anderson GC, Medley N. Early skin-to-skin contact for mothers and their healthy newborn infants. Cochrane Database Syst Rev. 2016 Nov 25;11(11):CD003519. doi: 10.1002/14651858.CD003519.pub4. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6464366/
  3. Widström AM, Brimdyr K, Svensson K, Cadwell K, Nissen E. Skin-to-skin contact the first hour after birth, underlying implications and clinical practice. Acta Paediatr. 2019 Jul;108(7):1192-1204. doi: 10.1111/apa.14754. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6949952/#apa14754-bib-0001

Imágenes:

Photo by Corryne Wooten on Unsplash

Photo by Jimmy Conover on Unsplash

Photo by Luiza Braun on Unsplash