Consejos para preparar el pavo

Pavo

Pavo

El relleno del pavo ofrece sabor y resulta un acompañamiento al momento de servirse.

Uno de los rellenos más tradicionales es el de pan, seguido de carnes o embutidos, pero también puede considerar otras opciones fáciles de preparar  para aportar diversos sabores.

El primer paso consistirá en macerar el pavo, como más guste con jugo de naranja  o piña o vino o cerveza o whisky o hierbas aromáticas y dejar en refrigeración por varias horas.

El relleno, se prepara con anticipación para que esté frio previo a introducirlo al pavo. Recuerde que es muy importante rellenar, justo antes de hornear el pavo.

Las  opciones, van desde un  puré de papas  y zanahoria condimentado con jengibre y pimienta blanca  o con frutas secas como ciruelas, pasas y albaricoques, las que se dejan macerando en vino dulce o ron añejo. Se derrite mantequilla y se adiciona manzana verde, las frutas secas maceradas  y se condimentan con canela o  un relleno de calabaza en cubos que se sofríen con cebolla y champiñones, se condimenta con clavo de olor y jengibre.  Los rellenos son diversos, considere sustituir el pan blanco de las recetas  por pan integral o utilizar arroz integral o quínoa en los rellenos, los que le aportarán a su vez textura  y volumen.

Si prefiere el pavo sin rellenar, coloque tallos de apio y zanahorias en su interior, logrará también sabor y podrá licuar junto a los jugos de la cocción para preparar el gravy.

Las salsas, también pueden ser más ligeras e incluir frutas como  una salsa de manzana o de arándanos o de cítricos. Las guarniciones incluirán vegetales asados o una ensalada de lechugas o vegetales de hojas  mixtas y gajos de mandarina o una ensalada de espinaca con fresas  con aderezos  de ajonjolí  o  de jugo de naranja, vinagre balsámico, miel y mostaza.

Para hornear, cubra las alas con papel de aluminio evitar que se doren antes que el resto del pavo. Cocine al inicio el pavo tapado con papel de aluminio o utilice la tapadera de la pavera. Bañe ocasionalmente con el jugo de la salmuera, al final de la cocción, destape y unte con miel para que dore. Asegúrese que el pavo quede perfectamente cocinado en su totalidad, al pincharlo el jugo deberá ser claro y estará listo para ser degustado.

Por: Euda Morales

Comer sin remordimiento

Ensalada http://goo.gl/N3LQQR

Ensalada de aguacate
http://goo.gl/N3LQQR

Al alimentarse, se espera por sobre todo que las comidas aporten valor  a la dieta para satisfacer las necesidades de nutrientes, energía, antioxidantes, entre otros, como fuentes de salud y que a su vez proporcionen placer.

De manera, que cada uno toma sus propias decisiones en cuanto a los  productos a  consumir, como la  forma de prepararlos y presentarlos, de acuerdo al estilo de vida personal.  Por tanto, la elección y la información acerca de los alimentos, toma un papel primordial, para seleccionar los más adecuados para la salud.

Sí partimos del gusto por comer sanamente, el listado de platillos a incluir es inmensa, por lo que incluya los alimentos convenientes y de forma moderada. Entonces, sí es posible incluir los vegetales como opciones nutritivas, agradables y muy versátiles.

Cabe mencionar que los vegetales más que ser un complemento o una guarnición, puede constituir un platillo principal junto a los cereales, las legumbres y las frutas.

¿Qué aportan los vegetales? Son atractivos y brindan sabores agradables a las comidas. Este es un buen punto a tomar en consideración, ya que ante el mito que los vegetales son aburridos, se puede revertir y considerar presentarlos de manera atractiva y utilizar métodos de cocción saludables, por tanto, resultan una excelente opción para ser incluidos tanto en las comidas formales como en las meriendas y estar tranquilos que se ha comido sanamente y por sobre todo, ¡muy delicioso!

Entonces, la forma o métodos  de prepararlas es vital, desde una ensalada con vegetales frescos, una sopa, o guisos, etc. De igual manera, de acuerdo a la parte de la planta a ser utilizada presentará propiedades particulares, como por ejemplo las hojas de la lechuga o  del repollo  ricas en calcio o hierro, los frutos como el aguacate aporta grasa saludable, las raíces como la zanahoria contiene hidratos de carbono, betacaroteno o provitamina A, las semillas, como las habas son una buena fuente de proteínas vegetales o las flores como la coliflor, contiene provitamina A, B y C o los tubérculos como el camote contiene vitamina A.

Unos  sencillos ejemplos, puede ser una pasta con espinacas, requesón y semillas de marañón o un arroz integral preparado con chile pimiento, arvejas, cebollín, cocinado con caldo de verduras en lugar de agua o unos vegetales a la plancha o una ensalada de aguacate y ajonjolí. ¡En fin las opciones son diversas, como los gustos para comer sin remordimiento!

Por: Euda Morales